Los isótopos estables revelan la distribución alimentaria del cormorán grande durante su invernada en el Sureste de España

En esta publicación se analiza el nicho trófico de los cormoranes grandes (Phalacrocorax carbo sinensis) invernantes en el sureste de España. Esta especie piscívora ha recibido considerable atención científica en las últimas décadas por el aumento de sus poblaciones, suscitando también la preocupación de pescadores profesionales y recreativos. Esto ha motivado que se haya retirado la protección a esta especie a nivel estatal (Orden MAM/2784/2004, http://www.boe.es/boe/dias/2004/08/16/pdfs/A29211-29211.pdf) sin que en muchos casos se haya confirmado el impacto percibido por estos sectores, siendo otras las causas del declive de las poblaciones de peces presuntamente afectadas.
Para armonizar la conservación de la biodiversidad con la protección de recursos naturales como la pesca, se hace necesario delimitar el impacto de las especies potencialmente conflictivas mediante el estudio del origen de los tipos de alimento que explotan. Durante el invierno de 2008/2009 se estudió la ecología trófica del cormorán grande en un gradiente marino-continental que se extiende desde el Mar Mediterráneo hasta masas de agua continentales, incluyendo la laguna costera del Mar Menor como principal zona de invernada y centro de actividad de esta especie en la Región de Murcia.
El nicho trófico del cormorán fue evaluado utilizando isótopos estables de carbono (C) y nitrógeno (N), analizados a partir de plumas (formadas durante el periodo de presencia en la zona de estudio) obtenidas de cadáveres de aves orilladas o recogidas bajo dormideros, y muestras de las principales fuentes potenciales de alimento (peces marinos, lagunares y de aguas continentales). Esta aproximación incruenta ha permitido establecer la asociación de los diferentes núcleos de cormoranes invernantes con fuentes específicas de alimento.
Las señales isotópicas revelaron patrones de gran movilidad de los cormoranes del litoral, al reflejar la separación entre sus zonas de reposo y alimentación. Concretamente, el nicho trófico de los cormoranes que duermen en islas del litoral mediterráneo se solapa con el de las aves que utilizan dormideros continentales, indicando que ambos comparten fuentes de alimento, lo que supone que las aves del litoral se desplazan a masas de agua continentales para alimentarse. Esto sugiere desplazamientos de varias decenas de kilómetros desde los dormideros, que están de acuerdo con el alcance conocido de los movimientos diarios del cormorán grande en nuestro país (hasta 60 km). De igual modo, los cormoranes asentados en aguas de transición (laguna costera del Mar Menor) parecen repartir su actividad alimentaria (y por tanto su presión de predación) a lo largo de todo el gradiente marino-continental, lo cual aliviaría el potencial impacto sobre las pesquerías de la laguna. En fechas próximas al estudio se habían registrado concentraciones de hasta 2000 individuos invernantes de cormorán grande en el Mar Menor.
Considerando su dispersión alimentaria desde los dormideros, el cormorán no parece representar una amenaza tan grave para la pesca recreativa o comercial como para justificar su desprotección e incluso la autorización de su descaste. Este trabajo proporciona una herramienta no invasiva para establecer el reparto espacial de la presión trófica, como primer paso para analizar la interacción entre la especie problema y los recursos potencialmente afectados.

Farinós-Celdrán, P., Robledano-Aymerich, F. & Palazón-Ferrando, J. A. (2018). Stable isotope analysis reveals the feeding distribution of wintering Great cormorant Phalacrocorax carbo sinensis along a marine-continental Mediterranean gradient. Estuarine, Coastal and Shelf Science. doi:10.1016/j.ecss.2018.01.003

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *